Residuo Cero: ¿qué és y para qué sirve?

Si no habéis oído hablar del movimiento de Residuo Cero o tenéis una idea mínima pero no demasiado clara de qué es, cuáles son sus objetivos y por dónde empezar, estáis en el sitio indicado. Vamos a ver parte por parte de qué va todo este barullo.

¿Qué es el Residuo Cero?

Vamos a empezar por una definición “oficial” sobre que es el movimiento Residuo Cero o Zero Waste (en inglés), proporcionada por la Zero Waste Alliance International:

“El Residuo Cero  es un objetivo pragmático y a la vez visionario, que intenta guiar la sociedad a seguir una economía circular, donde todo aquello que es descartado sirve para otros propósitos. Residuo Cero significa diseñar y producir productos y procesos que permitan reducir el volumen y la toxicidad de los residuos, conservar y recuperar todos los materiales en lugar de quemarlos o enterrarlos. Implementar el Residuo Cero eliminaría todos los desechos que acaban en el mar, la tierra o el aire y que pueden ser una amenaza para el planeta, los humanos, los animales y las plantas”

¿Demasiado seria? Será porque esta definición incluye también ciudades, comunidades, países y empresas, todo y que aquí nos vamos a centrar en el Residuo Cero a nivel individual. Os propongo mi propia definición: Para mí, llevar este estilo de vida significa que un individuo, de forma consciente y gradual, decide consumir de manera que los residuos que produce (mayormente plástico) sean el mínimo posible, promoviendo y participando de una economía circular, social y solidaria siempre que sea posible.

Suena bien, y fácil ¿no creéis? Pero ¿por qué es necesario tener en cuenta la manera con la que nos movemos por el mundo?.

¿Por qué hacer todo esto?

Nuestra tierra está cambiando. Hay más desigualdad, más desastres naturales, más refugiados climáticos, más guerras por culpa de la disputa de recursos naturales. El cambio climático es una amenaza muy presente en nuestro día a día, vivamos en Barcelona o en Kinsasha, pero se nota muchísimo más en países en vías de desarrollo, y en países donde la desigualdad es cada vez más abismal. La población aumenta, y con ella los residuos que producimos, los gases que llegan a la atmósfera y el uso indiscriminado de los recursos que tenemos a mano. Tomad por ejemplo el plástico. Este material tarda MUCHÍSIMO tiempo en degradarse. Y se cuela en todo: nuestra comida, nuestros cuerpos, nuestros suelos, en los animales. En el 2050, habrá más plástico que vida marina en los océanos. Alrededor de un 49% de toda la basura que llega a nuestras costas proviene de plásticos de un solo uso que tienen alternativas no desechables. Echad un ojo a este vídeo de Seas At Risk, yo lo he encontrado muy gracioso:

Pero ¡no tengáis miedo! Está en nuestras manos cambiar un poco los nefastos números con los que hacemos malabares. ¿Que tu sola no puedes hacer nada? La sociedad tiene en su poder una arma brutal que tenemos que empezar a usar de manera sabia: el consumo. La manera que tenemos de consumir puede cambiar desde los productos que acaban en las tiendas y los materiales con los que están hechos, hasta los ciclos de producción y las emisiones de gases de las grandes empresas y fábricas.

Otra cosa que podemos hacer es pedir. Enviad emails o tweets, llamad, demandad que las cosas cambien. ¿Podéis imaginar lo que pasaría si una empresa recibiese miles de llamadas pidiendo el uso de materiales más ecológicos y degradables en la producción de sus productos? ¡Podríamos darle la vuelta a la tortilla con solo 5 minutos de nuestro tiempo! Hemos de demandar a las grandes empresas y a nuestros gobiernos (que, tenéis razón, son los que más contaminan y a los que no se les dice nada) que queremos soluciones, ¡y las queremos pronto!

¿Por dónde empiezo?

Hay muchísimas cosas que estamos acostumbrados a usar, que nos hacen la vida más fácil pero no tenemos ni idea cómo nos afectan a nosotros o a nuestro alrededor. El estilo de vida Residuo Cero te urge a sentarte y pensar en todo lo que consumes y usas durante un día, una semana, un mes, un año, y a pensar cómo puedes vivir de la misma manera pero sin desechar ni producir tantos residuos.

Ya veremos juntos más adelante cuales son los cambios más fáciles y por los que yo empecé cuando me embarqué en esta aventura del Residuo Cero. Pero así en general, me gustaría poner sobre la mesa algo que creo que es muy importante: aprender a rechazar y a reusar. Vamos a poner un ejemplo de lo primero: las pajitas de plástico. La Unión Europea consume 36,4 billones de pajitas de plástico al año y España va en cabeza como el país que consume más de estos productos.

Si pusiésemos todas las pajitas de plástico que se dan en los restaurantes de comida rápida en la Unión Europea en tan solo un año, una detrás de otra, podríamos ir y volver de la luna unas 10 veces

Un vaso de agua, una coca-cola, un zumo natural o un cubata se pueden tomar sin plástico. Estas cosas alargadas que no saben a nada, se quedan en la tierra y en nuestros océanos muchísimo tiempo y acaban en los cuerpos de tortugas y otros animales marinos. Para aquellos quieran beber con pajita o que necesiten hacerlo por razones médicas, existen diferentes alternativas que se pueden reutilizar una y otra vez: acero inoxidablecristal o bambú. La próxima vez que vayas a un bar a merendar o a tomarte una copa, recuerda: ¡Sin pajita, por favor!

Jarras que he ido guardando y reusando para comprar a granel

Y sobre reusar, sólo tengo una cosa que añadir: Internet. Hay tantos y tantos tutoriales sobre qué hacer con camisetas viejas, fundas de almohadas, los tarros de cristal…  Si no tenéis acceso a Internet en casa, las bibliotecas son un buen sitio donde podéis también encontrar libros sobre todo tipo de proyectos “hazlo tu mismo”. Hay talleres en Barcelona, como por ejemplo Millor que Nou, y espero que alrededor de la península, donde uno puede aprender a arreglar, reparar y transformar electrodomésticos y muebles viejos. Y no nos olvidemos de comprar de manera que aquello que usamos, pueda usarse muchísimas veces más sin tener que tirarlo a la basura.

Podría estar escribiendo durante días y días sobre todo esto, pero creo que ya os he metido un buen rollo. En el próximo post os voy a contar algunas de las alternativas que hay en el mercado y a nuestro alrededor para dejar de usar productos de un solo uso. ¿Me acompañáis en este viaje?

 

-M

11 Replies to “Residuo Cero: ¿qué és y para qué sirve?”

  1. You can definitely see your expertise in the work you write. The arena hopes for more passionate writers like you who are not afraid to say how they believe. At all times follow your heart.

  2. Muy buena reflexión. Creo que es una iniciativa a la que deberíamos contribuir todos aunque fuera a pequeña escala.
    Dicen que pequeños gestos consiguen grandes cosas, ¿no?
    Pues yo voy a intentar consumir menos plástico por ejemplo, dejando de lado las botellas de agua de plástico, iniciarme con la copa menstrual, etc.

    Espero que compartas aquí diferentes alternativas (ya que muchas veces ni pensamos que podemos cambiarlo).

    Go for it! Felicidades!!

    1. ¡Que bien! Me alegro que te sumes a intentar consumir menos plástico.
      Y si, como bien tu dices, ¡pequeños gestos consiguen grandes cosas!
      ¡Un abrazo!

  3. Me apunto a este viaje! A por más posts como eso y por más personas como tú en el mundo.

    1. ¡Gracias! Me encanta que os suméis a esta aventura 🙂

  4. És molt important que tots prenguem consciència del greu problema que crea aquest desmesurat consum de materials no necessaris i molt perjudicials per al medi ambient. Tots podem contribuir a disminuir notablement aquests residus. Jo intento posar el meu granet de sorra: per exemple, utilitzant tovallons de roba, anant a comprar el pa amb la bossa de roba de les nostres àvies, comprant productes a granel, portant sempre alguna bossa a la butxaca o motxilla o….
    Entre tots podem trobar un munt de coses per reduir deixalles.
    La teva iniciativa em sembla molt bona i crec que Barcelona pot ser una ciutat molt receptiva per començar una campanya “residu zero”.
    Tal com dius, hem d’implicar els governs i ajuntaments. Han de posar fil a l’agulla per aturar aquest greu problema.
    Felicitats i endavant!

    1. Molt d’acord amb tot el que has escrit!
      I gràcies pels ànims!

  5. Sandra Afonso says: Reply

    ¡Yo también me uno a tu iniciativa! Me parece una idea genial este blog ya que así cada vez más gente se informará y podrá adoptar poco a poco otras formas de consumo y nuevos hábitos para ayudar al planeta. ¡Voy a intentar seguir tus pasos! Felicidades por este proyecto. ¡Un gran abrazo!

    1. ¡Si! Cuantos más seamos, más impacto tendremos a nuestro alrededor.
      ¡Un abrazo para ti también!

  6. Me encanta, muchísimas gracias por concienciarnos de este problema.

    Voy a seguir tu blog y tus consejos, así poco a poco, podré dejar de producir residuos.

    Muchas gracias!

    1. ¡Qué bien, qué alegría! Cuantos más, mejor. Y sí, esto va pasito a pasito. ¡Un abrazo!

Leave a Reply