Un fin de semana con los amigos… ¿residuo cero?

Este fin de semana nos han venido a visitar a Bergamo unos amigos de mi Universidad. En total, contando a mi pareja y a mi, éramos 8 personas. Todas metidas en nuestro apartamento. Para los que ya se lo pregunten, no hemos tenido problemas con el baño (aunque solo tengamos uno).

Pero habiendo empezado a intentar vivir #ResiduoCero, me pregunté a mi misma: ¿Cómo puedo hacerlo para que durante el fin de semana produzcamos los menos residuos posibles? Como ya podéis adivinar, ha sido un objetivo ambicioso, y hemos hechos algunas cosas fantásticamente bien, y otras fantásticamente mal. Os voy a contar un poco cómo ha ido el fin de semana, para poder ver qué podemos mejorar, dejar de hacer o empezar a hacer. También para daros un poco de envidia porque la región italiana de la Lombardia es magnífica.

VIERNES

Sabía que mis amigos aterrizaban viernes noche, entre las 21:30h y las 22h (iban con un poco de retraso). Al principio pensé: “Oye, vamos a pedir unas pizzas tal cual lleguen, y ya no nos preocupamos”, y aunque muchos de los cartones de las pizzas están hechos de materiales fácilmente reciclables o incluso biodegradables, me decidí al final por cocinar. Así que hice unos 4 platos diferentes para que todo el mundo pudiese probar de todo: tortilla de patatas vegana, pan con tomate, cous-cous con verduras, pasta con sofrito hecho en casa y ensalada de calabacín y tomate. Además, en casa teníamos servilletas para todo el mundo, así que nada de papel. También compré una botella de vino de la tienda a granel, y compré unas 5 botellas de cerveza. Eso sí que tengo que reciclarlo más tarde porque aún no he descubierto dónde puedo comprar cerveza a granel…

Para dormir, pedimos prestados dos colchones hinchables. En casa tenemos un sofá cama para dos personas, y una cama individual extra. Pero como eran 6, necesitábamos más espacio así que empezamos a pedir a nuestros amigos. Si podéis evitar comprar y en su lugar pedir prestado, hacedlo. Os ahorráis unos cuantos euros, y además no producís más residuos de los necesarios. A nosotras nos valía la pena hacer esto, porque ya contamos con tres sitios de más para las visitas. Cuando nos tocó hinchar los colchones, uno nos salió rana así que al final en el sofá durmieron 3 personas bien apretadas, dos en el otro colchón y una en la cama individual. En resumen, #residuocero al máximo (posible). Primera noche ¡superada!

SÁBADO

El desayuno del sábado estaba todo controlado, porque el día anterior ya fui a buscar todo lo que íbamos a necesitar: pan con mi bolsa del pan, compré queso y pavo en mi fiambrera para ellos y mi pareja, nutella vegana a granel, café a granel, mantequilla de cacahuete y mermelada comprados en jarra de cristal que después reuso. Lo único que aún no compramos sin plástico es la leche vegetal. Cuando vivía en Dinamarca tenía una batidora de 1,5L y colaba el líquido con el típico colador finito. No va tan bien como las bolsas hechas expresamente para esto, pero el resultado era más que bebible. Aquí solo tenemos un procesador de alimentos pequeñito, así que es un poco incómodo pero lo probaremos. Básicamente, durante la mañana, los residuos fueron 2 tetrapacks de leche.

El día anterior habíamos alquilado un par de coches porque algunos de mis colegas estaban obsesionados con ir a los Alpes a tocar nieve y después de llamar a todos los sitios donde podíamos ir, ninguno era accesible en transporte público. El plan original era ir a esquiar/pasear con raquetas de nieve pero ya sabéis cómo somos los mediterráneos y lo que nos gusta cambiar de planes, así que al final subimos hasta un resort de esquí a ver el paisaje, tirarnos bolas de nieve, ver animales y tachar los Alpes de la lista de cosas de hacer antes de morir. Mi pareja compró, antes de salir, algunas bolsas de patatas. Todo y que a mi me dolió el corazón, fueron muy útiles en un momento de hambruna máxima. Nos quedamos los embalajes para después poder reciclarlos en casa.

La comida la hicimos en una Trattoria de un pueblo de montaña. Y de vuelta a casa, aprovechamos que habíamos alquilado los coches para hacer otra parada técnica: el lago Iseo. Fue una experiencia muy bonita. La carretera estaba justo al lado del lago y entre túneles excavados en las montañas. Paramos a hacer un café, intentando buscar algún sitio que diese directamente al lago, pero no tuvimos mucha suerte. Igualmente, acabamos encantados con todo lo que vimos.

Después de devolver el coche, fuimos a tomar un aperitivo o apericena, y en la primera ronda de bebidas olvidé pedirlas sin pajitas. AGHH! A la segunda, ya lo recordé. A veces se me olvida porque estoy pensando en otras cosas. Cada vez intento hacer un esfuerzo más consciente y lo consigo, pero mi cabeza no estaba por la labor. Al volver a casa nos tomamos las cervezas que quedaban en la nevera e hicimos palomitas compradas a granel. ¡Es tan fácil y salen tan buenas! Incluso calentamos un poco de chocolate (comprado a granel también) y algunas de las palomitas acabaron recubiertas en dulce. ¡Qué descubrimiento por favor! Fue la guinda del pastel para un día tan completo.

DOMINGO

Hicimos tortitas para desayunar. Otra vez, usamos leche en tetrapack para los cafés y la masa de las tortitas, y mi pareja fue a buscar pan y croissants sin la bolsa del pan, así que nos dieron bolsas de plástico. Fue una decisión del momento y no íbamos preparadas.

Después del desayuno subimos a città alta, la parte antigua de la ciudad de Bergamo, declarada patrimonio de la Humanidad. Después de un buen tour, nos sentamos a comer y a hacer el café. Al volver a casa, ya cogimos las maletas y hacia el aeropuerto a despedir a mis amigos. ¡Adiós pequeños padawans! ¡Buen viaje! ¡Nos vemos pronto!

REFLEXIONES Y PROPUESTAS

Hay cosas que no podemos controlar. Como por ejemplo, cómo los restaurantes en lugar de usar servilletas de tela, envuelven sus cubiertos en servilletas de papel, y si tienes que usar los cubiertos tiraran las servilletas igual aunque no la uses. En como la mayoría de cafés sirven el azúcar en sobres individuales. Tampoco se puede controlar cómo las otras personas a tu alrededor (pareja, amigos, familia…) ven este problema y en cómo actúan sobre ello. Lo bueno es que puedes empezar una conversación bien animada sobre las ventajas y desventajas de este estilo de vida, y de cómo hacerlo más fácil para ellos. También puedes animarles a probar algunos cambios que funcionan para ti, o a compartir ideas y otros recursos.

Pero lo que sí podéis hacer, por ejemplo, es planear de antemano. Si vais a cocinar en casa, ¿podéis hacer la compra sin bolsas de plástico? ¿Podéis comprar a granel cosas como el arroz o la pasta? ¿Porque no os repartís quien trae el aceite, la sal, el jabón para los platos, las especias? ¿Lo podéis traer de casa sin tener que comprar en plástico? ¿Hay alguien que se anime a ir a comprar una o dos botellas de vino o cerveza a granel? Si vais de camping, proponeos que cada uno se traiga sus propios cubiertos y una taza de casa, así no tendréis que comprar productos de un solo uso.

Yo después de este fin de semana, me he propuesto probar de hacer leche vegetal en casa. Primero quiero probar si puedo hacer tandas de leche pequeñitas con mi procesador de alimentos. Si veo que no puedo, iré a ver si alguna tienda de segunda mano tiene una batidora para poder hacer más leche de una sola vez. También me he propuesto escribirme con un bolígrafo permanente en la mano “sin pajita, gracias”, a ver si así lo puedo recordar cada vez. ¡Y mira que siempre llevo la mía encima!.

No somos perfectos y producir CERO residuos, en el momento en el que nos encontramos es casi imposible, sobretodo porque la economía circular no existe en todos los sectores ni en todo el mundo. No hace falta que nos fustiguemos en la espalda, pero si podemos poner nuestro granito de arena, ¡mucho mejor!

¡Que tengáis una semana fantástica!

 

-M

 

P.S. No todas las fotos son mías, así que doy crédito a Marc y Hasna (y a sus móviles) por sus dotes como fotógrafos. ¡Muchísimas gracias!

2 Replies to “Un fin de semana con los amigos… ¿residuo cero?”

  1. Genial! Molt inspirador!

    1. Gràcies!

Leave a Reply