Mantequilla de cacahuete casera

La primera vez que probé la mantequilla de cacahuete fue en casa de una amiga que había estado de intercambio en los Estados Unidos y se había hecho una fanática de los bocadillos de mantequilla de cacahuete y mermelada, o como lo llaman ahí, PB&J (Peanut Butter and Jelly) sandwiches. Os podéis imaginar mi gran decepción, cuando después de meterme una cucharada entera en la boca descubrí que no era para nada dulce. Os preguntaréis ¿y por qué creías que iba a ser dulce? Pues la verdad que no tengo ni idea, pero me llevé un chasco de los grandes. Cuando le pusimos mermelada por encima la cosa ya cambió y eso fue todo un descubrimiento. Y al hacerme vegana, descubrí que realmente la mantequilla de cacahuete tiene muchísimas aplicaciones, y siempre intento tenerla en casa para desayunos, meriendas y postres, e incluso salsas.

Cuando empecé con esto del residuo cero quería, como no, encontrar un lugar que me ofreciera una fuente de mantequilla de cacahuete, pero no tuve suerte, ni en Dinamarca, ni en Italia. Así que me propuse hacerla en casa. Mi primer intento fue todo un desastre: quería tostar los cacahuetes y se me quemaron, y no tenía un procesador de alimentos suficientemente fuerte para poder llegar a la textura deseada. Pero nunca desistí. Y un año más tarde, ya lo tengo todo por la mano. Aquí os dejo la receta, y el paso a paso. Creo que es la cosa más fácil de hacer del mundo mundial, siempre y cuando os guste y no seáis alérgicos a los frutos secos.

Lo primero que tenéis que hacer es descubrir dónde podéis encontrar cacahuetes que se vendan sin plástico. Me da igual si los compráis con o sin cáscara, pero lo mejor son cacahuetes tostados sin sal ni azúcar. Aquí solo he encontrado cacahuetes con cáscara, así que añadiremos un paso más a la receta. Y eso es: pelar los cacahuetes.

Cuando los tengáis todos pelados, más o menos unos 400g-450g, pero depende de la cantidad que queráis al final, los pondréis en vuestro procesador de alimentos o, como lo llama mi madre, el 1-2-3 o trituradora.

Ahora solo necesitáis muchísima paciencia. Va a tardar un rato, dependiendo de la potencia de vuestra trituradora, hasta que los cacahuetes hayan sacado todo el aceite y por lo tanto tengan la textura que todos bien conocemos. Aquí tenéis una imagen de la pasta después de medio minuto.

Como veis, aún queda mucho por hacer, así que seguid triturando. Yo necesito de vez en cuando, con una cuchara, ir desenganchando las sobras de cacahuetes que quedan en los lados del procesador, y meterlos otra vez en el centro, para que no quede nada sin triturar. Después de unos minutos, veréis que los cacahuetes empiezan a tener la textura de crema. Seguid triturando hasta que consigáis la textura que os guste más. Siguiendo este método, la mantequilla no va a quedar 100% sin ningún tipo de trozo de cacahuete, sino que queda crujiente.

Si os gusta más salada, podéis añadirle una pizca de sal o si la queréis dulce podéis añadirle un poco de cacao o azúcar de caña integral. Yo nunca le añado nada de nada. Después ya podéis guardarla en un frasco de cristal, y todo y que yo no soy muy fan de guardarla en la nevera porque se endurece muy rápido, siempre es más recomendable al hacer alimentos en casa. Os va a durar semanas (si no la usáis en un par de días, eso está claro) y si veis que el aceite se separa y se queda encima de la mantequilla, lo único que debéis hacer es mezclar todo con una cuchara.

¡Espero que lo disfrutéis tanto como yo! Lo bueno que tengo es que aquí en casa, yo soy la única que come de esto, así que soy extra feliz (mi pareja es alérgica a los frutos secos).

 

-M

Mantequilla de cacahuete casera


Total Time 5 minutes

Ingredients

  • 450 gramos cacahuetes tostados (sin cáscara)

Instructions

  1. Si habéis comprado cacahuetes con cáscara, peladlos

  2. Poned todos los cacahuetes en el procesador de alimentos/trituradora/batidora y triturad los cacahuetes a máxima potencia durante unos minutos

  3. Si veis que los cacahuetes se quedan en los lados del procesador, con la ayuda de una cuchara o espátula, volved a ponerlos en el centro para que queden bien triturados

  4. Al cabo de unos minutos, habréis conseguido la textura de mantequilla. Seguid triturando hasta conseguir la textura que preferís. Si queréis añadir sal u otro ingrediente, es momento de hacerlo

  5. Transferid la mantequilla a un tarro de cristal y guardadlo en la nevera

  6. Si el aceite de los cacahuetes se separa y queda arriba, mezclad con una cuchara hasta que todo quede bien integrado otra vez

 

2 Replies to “Mantequilla de cacahuete casera”

  1. Qué fácil! Nunca pensé que sería tan rápido de hacer.

    Gracias por compartirlo!

    1. ¿Verdad? Si te animas con la receta, ¡dime qué tal sale!

Leave a Reply