Un Sant Jordi sostenible

Se acerca el dia de Sant Jordi, un día muy señalado en el calendario catalán y para muchos (yo incluida) el mejor día del año. Y es que las calles se llenan de rosas, libros y buen humor (y algunos empujones) y ¡siempre hace buen tiempo! Como es un dia tan importante, quería hablar sobre cómo hacerlo un poquito más sostenible, proporcionando alternativas a aquello que consideramos más tradicional. Ya sabéis que lo que escribo aquí no son obligaciones ni mucho menos, sino otra manera de hacer las cosas. Como siempre, sois libres de hacer lo que os de la gana en este día tan bonito.

Como bien sabéis, los dos grandes protagonistas son las rosas y los libros. Así que nos centraremos en estos dos aspectos, todo y que también hablaremos de otras cosas. Siento si me centro completamente en Barcelona, pero desgraciadamente no conozco lo que se hace (o si hay diferentes proyectos) en otras localidades. Por favor, ¡no dudéis en compartirlo conmigo! ¿Vamos allá?

LIBROS

Sant Jordi es un día especial también para las librerías y las editoriales, ya que es cuando facturan más. Así que si estáis pensando en comprar libros nuevos, os recomiendo hacerlo en librerías de barrio y pequeñas. Que si alguien se tiene que enriquecer, que lo hagan nuestrx vecinxs ¿no?. Hay muchísimas librerías que, aunque no tengan todos los títulos, si tienen una fantástica selección para todas las edades y los géneros, incluso de editoriales pequeñas o independientes. También podéis elegir una librería especializada si lo que os gusta es el cine, o buscáis libros de temática LGBT. También podéis aprovechar a comprar un libro nuevo que apoye a una iniciativa o proyecto social, medioambiental y/o cultural que os guste.

Si por lo contrario queréis hacer un Sant Jordi super residuo cero, entonces puede que os interese comprar libros de segunda mano, y si ayudan a una causa social, ¡incluso mejor!. A parte de librerias tan conocidas como re-read, encontraréis iniciativas tan variadas como el proyecto Recicla Cultura de la Fundació Servei Solidari. Diferentes donaciones de libros seran vendidos por voluntarios a precios super reducidos en tres puntos diferentes de la ciudad (Rambla Catalunya 57, Passeig de Sant Joan 59 y Rambla del Raval) y servirán para financiar cursos de alfabetización, de castellano y catalán para personas que acaban de llegar al país y/o que están en riesgo de exclusión social. Si queréis comprar un libro de segunda mano y no tenéis un título fijo en la cabeza, puede que paseando por Barcelona os encontréis con proyectos de este tipo. Normalmente este tipo de paradas las llevan voluntarios, así que estarán encantados de explicaros porqué están ahí y lo que hará vuestra aportación. ¡Sonrisas seguro que no faltan!

Si en cambio, no os queréis gastar mucho dinero, os encanta regalar y queréis seguir con el movimiento residuo cero en mente, podéis intercambiar libros que os hayan encantado con quien vosotros queráis. Grupos de amigos, vuestra pareja, vuestros padres, vuestros vecinos… con quién queráis. Eso sí, un libro que os haya gustado, no les regaléis el típico libro que no os habéis leído y sabéis que es un tostón, ¡que nos conocemos!.

ROSAS

Yo no soy muy fan de regalar rosas sueltas envueltas en plástico, por razones obvias y no tan obvias: no sé de dónde vienen, quién las ha recogido, si tenían un buen sueldo o no, o si han trabajado demasiadas horas con un contrato regulado, cuantos pesticidas llevan y además van envueltas en plástico. Una vez dicho esto, estoy segura que mi padre me regalará esta exacta rosa que os he descrito, aunque se lo haya explicado cincuenta veces. Que le vamos a hacer, es un buen hombre y yo lo quiero a morir.

En lugar de esta rosa os propongo que compréis un rosal en un tiesto. No hace falta que sea gigantesco, pero es una planta que os dará unas flores súper bonitas y os duraran (si se cuida bien) mucho tiempo. Podéis preguntar si los rosales son “criados” aquí, y seguramente encontraréis algunos que sí. También podéis regalar una “rosa” más original, como por ejemplo una rosa de fieltro pequeñita para poner en la solapa de una chaqueta (y la podéis hacer amarilla como complemento o suplemento al lazo amarillo #llibertatpresospolitics), o una rosa de chocolate, o de cerámica, o pintada en un lienzo o en un A5 (esto depende de vuestras dotes artísticas). ¡Hay millones de opciones!

Si al final os decidís por comprar una rosa en una de las mil paradas que hay por Barcelona podríais intentar comprarla en una parada que venda rosas para recaudar fondos para Casales, o proyectos sociales, o para financiar el viaje de fin de curso de vuestro sobrino. También podríais tener en cuenta si las rosas vienen envueltas en algo que no sea plástico, y que después podáis reutilizar.

OTRAS OPCIONES

Si en lugar de regalar cosas, sois más de vivir y experimentar, el dia de Sant Jordi está lleno de eventos: L’Ajuntament de Barcelona abre sus puertas, la fábrica Estrella Damm organiza conciertos, la Rambla del Raval estará llena de talleres organizados por las entidades del barrio y las bibliotecas irán llenas de actividades para todas las edades.

Realmente Sant Jordi es un día lleno de sorpresas y buen rollismo. Y no os dejéis encasillar con la historia típica y tópica: tanto los libros como las rosas son para TODXS. Sin importar el género. Que es un día para celebrar el amor de todo tipo, con todo el mundo, y sea cual sea su forma.

¡A disfrutar y Feliç Sant Jordi!

 

-M

Leave a Reply